LA BASTIDA DE LES ALCUSSES

ciudad ibera

 

 La Bastida de les Alcusses fue una de las ciudades más importantes del norte de la Contestania ibérica en el siglo IV a. C. Sin embargo, desconocemos su nombre, así como las causas históricas que motivaron su destrucción y abandono alrededor del 325 a.C., después de una corta existencia de apenas 100 años, en el período de máximo apogeo de la Cultura Ibérica.    Las excavaciones arqueológicas realizadas por el Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia entre los años 1928 y 1931 descubrieron, aproximadamente la mitad de la superficie de la ciudad. La magnitud de sus restos constructivos y la riqueza de los hallazgos, entre los que destacan una lámina de plomo con escritura ibérica, figurillas como la del Guerreo de Moixent, numerosos instrumentos de hierro y una variada vajilla de cerámica, hicieron que este yacimiento fuera declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1931.


 

 

 

EL BOSQUET

Un rincón extraordinario


El pantano del Bosquet fue construido en el siglo XVIII por el Marqués de la Romana para suministrar un sistema de regadío en sus huertos. Se trata de un conjunto de un altísimo interés hidrológico constituido por una presa y un embalse que almacena las aguas de los barranco cercanos, de la cuenca del barranco del Bosquet y los excedentes de la fuente de la Teja. Parte importante de la estructura son las acequias y canalizaciones que conducían el agua hacia los huertos y bancales.

 

Gracias a sus singularidades paisajísticas, patrimoniales, etnológicas, botánicas y recreativas, el 10 de septiembre de 2002 se incluyó en el embalse del Bosquet dentro del Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana. Por otro lado, la toma del Bosquet fue declarada Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, el 11 de marzo de 2005